¡Allá voy y aquí vengo!

Decidida a cumplir una meta asequible y un buen consejo que hace un año escuché a Pedro Rojas @SeniorManager en un curso sobre Redes Sociales en la Casa de los Periodistas de La Rioja

“Un periodista DEBE tener un blog” 

Así de sencillo y difícil a la vez. 25 letras.

Acostumbrada a que me paguen por hablar, ponerse a escribir da mucha pereza y también miedo. Las palabras se las lleva el viento pero en el 2.0 una metedura de pata te puede acompañar hasta la tumba.

Primera conclusión: La 2.0 es para valientes.

Ahora recuerdo cuando en las pasadas Fiestas de San Emeterio y San Celedonio de Calahorra pregunté al Presidente riojano, Pedro Sanz, por su ausencia en las Redes Sociales. No lo dudó. A el de Igea le parece egocéntrico.

-Silencio-

Y ahora piensen en lo espléndidos y osados que son en Twitter algunos de sus compañeros políticos de viaje ( @emilio_delrio o @goncapellan ) Uno más que el otro, claro.

¿Con qué postura se quedan?

¿Qué tiene de bueno para un político, que lo tiene “todo ganado”, estar en las Redes?

Una de las bondades de esta exposición mediática puede ser la cercanía con sus votantes y también con sus contrincantes. Poder formular una pregunta al mismísimo lehendakari socialista @patxilopez en plena campaña electoral y que tarde unos cuantos minutos en contestarte es algo impensable hace tan solo un par de años. Por otro lado, sus tuits nos permiten conocer otras facetas que no se revelan en los discursos previsibles y a veces cansinos de cada rueda de prensa matinal.

Aún así, el riesgo a equivocarse es elevado. ¡Qué bien se está asomada a la ventana, al abrigo del hogar, viendo como se enzarzan dos vecinos! Sería de locos poner en riesgo 17 años de hegemonía por 140 caracteres.

Es mejor ser un espía. Estoy convencida de que son muchos, mayoría, los políticos que vigilan Twitter desde el anonimato. La información y las sensaciones que ofrece esta plataforma social cada segundo no pueden desperdiciarlos.

Salpico la escritura de este post con mi timeline en el que acabo de encontrar este vídeo. Os aconsejo que aguanten estos largos y angustiosos 9 minutos. Seguro que muchos ya lo han hecho.

My story

El final búsquenlo en Internet.

Segunda conclusión: la 2.0 es para inconscientes.

Prometo volver.

Por cierto, el porqué del título lo dejo para otro día que ahora estoy de buen humor.

Anuncios

INSTRUCCIONES DE USO

– Mi estado de ánimo es determinante. Parto y reparto según me levante.

– La música me acompaña allá donde voy. Todas las canciones las podéis escuchar en Spotify. Para ahorraros la búsqueda he creado una lista: IGNORADA IGNORANTE