Mesa redonda con AFAMMER en el Día Internacional de la Mujer

chiste-labanda-8-marzoSi ayer compartía la participación que hice hace unos meses en el Día Internacional de la Mujer Rural, justo esta mañana, he formado parte del Día Internacional de la Mujer “a secas” moderando una mesa redonda de mujeres emprendedoras con AFAMMER.

Aquí os dejo el gancho/presentación que he hecho para ayudar a las ponentes. A ver qué os parece.

Ponentes:

  • Maria Matute: madre, periodista y creadora de la exitosa y envidiada guía riojana de ocio infantil El Balcón de Mateo 7d423bdd-c773-6288-2bbf-ebcb805d5044
  • Carmen Alesanco: madre de 5 hijos, autónoma y delegada de AFAMMER en Cenicero.
  • Almudena Bárcenas: propietaria del bar La Abadía y concejal en Briones.

 

Me chirría, me molesta, me sonroja, me enfada, me entristece celebrar este día, el Día Internacional de la Mujer, una jornada que en este 2016 la ONU está conmemorando en todo el mundo bajo el lema: por un planeta 50-50 en 2030. Es decir, que durante al menos 15 años más, me va a chirriar, molestar, sonrojar, enfadar y entristecer tener que celebrar este día.

Saben, yo tengo dos hijos, chicos, machos, hombres y, lo reconozco, hace exactamente 18 meses, cuando conocí que mi segundo hijo iba a ser varón, lloré, lloré de forma desconsolada, sin parar durante días…IMG_1369

Toda una sorpresa para mí y también para mi marido. Pensaba que el sexo de mi segundo hijo no me importaba, pero sí, me importaba y al parecer, mucho. Y diréis ¿por qué?

Han sido muchos los momentos en los que desde entonces me he hecho la misma pregunta ¿Por qué quería tener una hija? Difícil respuesta, o no.

Claramente no es lo mismo criar a un hijo que a una hija. Y lo más sorprendente es que en la argumentación que he conseguido hacer de ello, solo encuentro machismos intrínsecos y arcaicos arraigados en mí, una mujer convencida, una mujer guerrera, aunque no feminista, como muchas de vosotras ya conocéis.Una mujer que bebe café solo (mi marido cortado), una mujer que bebe gintonic (mi marido agua), una mujer que asiste al menos a un partido de fútbol a la semana (me encanta el fútbol), una mujer que arregla los aparatos eléctricos que se rompen en casa, una mujer a la que le parece absurdo eso de los semáforos paritarios que se acaban de instalar en Valencia, que me da igual que El Congreso sea de Diputados y no de Diputados y Diputadas

¿Saben por qué quería tener una hija?
Quería tener una hija para que hiciese ballet como yo lo hice, para que llevase esas faldas de princesa que tanto me gustan, para ayudarle a organizar su boda, para ir juntas a comprar nuestra ropa y la de sus hijos, para que me entienda cuando discuta con mi marido, y lo más importante, para que me cuidase cuando yo sea mayor…

Pues sí, al parecer, en el fondo de mi ser rezuma ese machismo que tanto daño nos hace desde tiempos inmemorables.

Me avergüenzo. Me avergüenzo porque todo esto que he dicho lo pueden hacer mis dos piratas, mis dos hijos:

todo-suma

Infografía de Patricia Alonso-Fernández para su proyecto Balance for Business

 

¿por qué no pueden ellos hacer ballet?

¿por que no pueden ellos disfrazarse de princesa?

¿por qué no pueden ellos tomar partido en la organización de su boda?

¿por que no pueden mis hijos cuidar de mí cuando sea mayor?

¡Pero es que aún me puedo avergonzar públicamente mucho más!

¿Saben qué barbaridad salió de mi boca para consolarme con que iba a tener un hijo? Que mi tarjeta de crédito lo iba a agradecer, o que iba a tener menos preocupaciones, ya me entendéis, novios, embarazos no deseados, etc.

Sí, lo sé, lamentable. Viejos y asquerosos tópicos machistas.

Y es que, no podemos avanzar hacia la paridad, al borrado del machismo en nuestra sociedad, si somos nosotras mismas las que desconfiamos de las capacidades de las personas en función de su sexo y las que atribuimos a nuestra condición de mujer pensamientos tan banales y odiosos como que una mujer gasta y cuesta más.

Aunque para no salir tan sonrojada de esta libre autocrítica que estoy haciendo hoy aquí, me he traído un aliado. Un artículo que justamente ayer publicaban en una reconocida web de marketing sobre la “tasa rosa”, una tendencia que ha levantado mucha polémica estos meses en las redes sociales.

Tasa rosa: por qué ser mujer sale más caro – El Confidencial

El precio de ser mujer: la “tasa rosa” y demás sexismos del mercado español – Marketing Directo

tasa1

Así que parece que no estaba muy equivocada cuando dije aquello de que mi tarjeta de crédito lo iba a agradecer…

No se equivoquen, hombres y mujeres no somos iguales. Como dijo hace años una de esas mujeres de armas tomar, Margaret Thacher: “Si quieres que se diga cualquier cosa, pídeselo a un hombre. Si quieres que se haga algo, pídeselo a una mujer”.

Por eso yo les digo, les pido que reflexionen en su día a día, que hagan examen de conciencia, porque las que estamos aquí somos esas hormigas que poco a poco nos podemos poner en la fila para alcanzar una igualdad REAL Y NATURAL, no una igualdad obligada por ley. Porque si hay algo que también me chirría, me cabrea y me entristece es que si yo logro, por ejemplo, ser consejera de una comunidad autónoma, lo logre, lo haga, lo alcance porque una ley lo mande, no porque yo lo valga.

Y no lo olviden, la mano que mece la cuna es la mano que domina el mundo, así que si esto en 2030 sigue igual, encima será nuestra culpa.

Anuncios

2 comentarios en “Mesa redonda con AFAMMER en el Día Internacional de la Mujer

  1. Compartiendo Macarrones dijo:

    Muy pero que muy interesante el artículo Raquel. El machismo es un tema que suelo tratar en mis artículos y contra el que intento “luchar” día a día.
    Sin embargo, como bien dices en tu post, es algo que tenemos arraigado en pequeñas costumbres y no somos conscientes de ello. Quizás por eso, te sentiste tan abrumada cuando supiste que ibas a tener un niño y no una niña. Nos hacen creer que estamos dando grandes pasos hacia la igualdad, pero la realidad es que lo que nos separa (sueldo, violencia machista, el rosa y el azul, las muñecas y los camiones, etc.) aún es demasiado grande. Confío en que sigamos avanzando, no por acciones “políticas” como “El día de la mujer”, si no por nuestras propias reflexiones.

    Un abrazo grande

    P.D. Puedo decirte que, de las personas más machistas que he conocido, la mitad son mujeres y tú no eres una de ellas.

    • raqueldavalos dijo:

      WOW todo un honor recibirte en mi blog y ser ja, ja, ja la primera persona que se anima a participar en los comentarios. De verdad, muchas gracias y desde luego, también, muchas gracias por considerarlo interesante. La verdad es que soy nobel en esto de los blogs y he tratado de adaptar un discurso (oral, mi mundo el de la radio) y puede que no con demasiado acierto. Pero me pareció muy interesante compartir con todo el mundo esta reflexión profunda, sincera y sorprendente para mí. Sin saber y sin querer rezumo el machismo que tanto y tanto he criticado.

      Pero si hay algo interesante es tu blog, diseño, contenido, etc. Mi más profunda admiración por ser creativos, interesantes y constantes. Os sigo.

      Un ciber y sincero abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s